El Paso

Aprueba comisión estatal planta eléctrica

Espera El Paso Electric que avance en otras instancias; proyecto enfrenta rechazo de la Ciudad y ecologistas

Cortesía

Ari Goldstein / El Diario de El Paso

domingo, 18 octubre 2020 | 06:00

Un controvertido proyecto de construcción de una nueva unidad de generación eléctrica con gas, que sería extraído con la técnica de ‘fracking’, avanza pese a la oposición de grupos ecologistas y el rechazo del Cabildo de El Paso.

El viernes, la Comisión de Servicios Públicos de Texas (PUCT) aprobó en Austin, por unanimidad y en menos de un minuto, la solicitud de El Paso Electric (EPE) para la construcción de Newman Unit 6, una unidad de reemplazo de generación de gas natural de última generación.

Según la empresa energética, ayudará a satisfacer la creciente demanda de energía de los clientes en la región. De acuerdo con EPE, con la construcción de Newman 6 se busca reemplazar tres unidades de gas natural envejecidas y ayudar a equilibrar los recursos de energía renovable adicionales que se agregan.

La empresa eléctrica, que ofrece servicio al Oeste de Texas y Sur de Nuevo México, espera ahora que otras instancias aprueben el proyecto para comenzar la construcción, programada para el 2021.

Tras darse a conocer la decisión de la PUCT, Kelly Tromblin, directora ejecutiva (CEO) de El Paso Electric, expresó su beneplácito.

“Estamos complacidos con la decisión de la PUCT, ya que reafirma nuestro plan para continuar satisfaciendo las crecientes demandas de energía de nuestra comunidad”, dijo Tromblin a través de un comunicado.

“Agradecemos el análisis técnico minucioso que realizó la PUCT y su comprensión de cómo esta unidad encaja en nuestro marco energético general. Al reemplazar tres unidades antiguas, El Paso Electric utilizará menos gas natural, reducirá el uso de agua en 600 millones de galones por año y mejorará la confiabilidad del sistema”, agregó.

Señaló que la construcción de Newman, planeada para arrancar en la primera mitad de 2021 y entrar en operaciones en mayo de 2023, se suma a la implementación de un proyecto de energía solar y baterías que representa “una verdadera transformación energética”.

Rechazo en varios frentes

El entusiasmo por el proyecto Newman no es compartido, empero, por otros sectores de la población, ya sean grupos ecologistas o gobernantes locales.

El lunes 21 de septiembre, agrupaciones ecologistas como Sunrise El Paso realizaron en la Plaza San Jacinto una protesta contra la construcción  de Newman 6, argumentando que utilizará gas extraído con la técnica de ‘fracking’, la cual afecta el medio ambiente de la región.

“El Paso Electric, ahora propiedad de JP Morgan Chase, propone agregar un nuevo generador masivo de gas obtenido con ‘fracking’ en Chaparral, al Noreste de El Paso”, considera Sunrise El Paso. 

“Esto dañaría nuestra calidad del aire, emitiría cantidades masivas de dióxido de carbono, gases de efecto invernadero y bloquearía el uso de gas fracturado por parte de El Paso durante los próximos 20 o 40 años”, agrega la agrupación.

La semana pasada, el alcalde Dee Margo y el Cabildo de la Ciudad de El Paso votaron por unanimidad para reafirmar su oposición a la solicitud de El Paso Electric de agregar un generador de gas natural de 228 megavatios a la estación Newman.

“Continuamos oponiéndonos a la solicitud de Newman 6. Durante este tiempo de incertidumbre económica, cuando los contribuyentes están experimentando dificultades financieras, no es prudente ni necesario que El Paso Electric avance con una nueva unidad generadora que costará millones de dólares”, dijo Karla Nieman, abogada municipal.

Según los documentos presentados por El Paso Electric, la planta de energía de Newman requeriría 18.6 millones de dólares adicionales en ingresos por tarifas en Texas, lo que podría resultar en un aumento promedio de 1.45 millones de dólares por mes para los clientes residenciales de El Paso, después de incluir el ahorro de combustible al retirar tres generadores más antiguos.

Además, el proyecto podría generar costos adicionales para los habitantes de El Paso, en parte debido a una legislación ambiental en Nuevo México que requiere que la empresa de servicios públicos suministre el 100 por ciento de su energía a sus clientes de Nuevo México a partir de fuentes libres de carbono para 2045, lo que reduce el valor económico de los generadores propuestos y aumenta los costos de los contribuyentes de El Paso.