El Paso

Desconocía jefe de policía las llamadas de auxilio al 911

Error en la comunicación es una ‘falla del sistema’ que involucra a todos, señalan

Associated Press / Roland Gutiérrez habla durante una conferencia de prensa en una plaza en Uvalde, Texas

Associated Press

viernes, 03 junio 2022 | 06:00

Uvalde, Texas— El comandante que supervisaba a la policía durante un tiroteo en una escuela primaria en Uvalde, Texas, no fue informado de las llamadas de pánico al 911 provenientes de estudiantes atrapados dentro y no está claro quién en el lugar estaba al tanto de las llamadas mientras se desarrollaba la masacre, dijo el jueves un senador estatal de Texas.

El senador Roland Gutiérrez señaló que era una “falla del sistema” que la palabra de los pedidos de ayuda de personas dentro de la escuela primaria Robb el 24 de mayo no llegara al jefe de policía del distrito escolar, Pete Arredondo.

“Quiero saber específicamente quién estaba recibiendo las llamadas al 911”, aseveró Gutiérrez durante una conferencia de prensa.

Con la voz a menudo quebrada por la emoción, el demócrata que representa a Uvalde dijo que ninguna persona o entidad tenía la culpa total de la masacre. Pero, dijo Gutiérrez, el gobernador republicano Greg Abbot debería aceptar parte de la responsabilidad por las fallas en la respuesta policial.

“Hubo error en todos los niveles, incluido el nivel legislativo. Greg Abbott tiene mucha culpa en todo esto”, expresó Gutiérrez.

Diecinueve niños y dos maestras murieron en el ataque en la Escuela Primaria Robb, el tiroteo escolar más mortífero en casi una década. Diecisiete más resultaron heridos. Los funerales por los asesinados comenzaron esta semana.

Abbott ordenó el miércoles al estado que realice auditorías de seguridad del distrito escolar en persona y pidió a los principales legisladores que convoquen un comité legislativo para hacer recomendaciones sobre seguridad escolar y de armas de fuego, salud mental y otros temas.

La próxima sesión legislativa de Texas está programada para enero de 2023. Gutiérrez se encuentra entre varios legisladores que han instado a Abbott, quien se postula para la reelección, a convocar una sesión especial en respuesta al tiroteo.

El pistolero, Salvador Ramos, de 18 años, pasó aproximadamente 80 minutos dentro de la escuela y pasó más de una hora desde que los primeros oficiales lo siguieron al edificio y cuando fue asesinado por las fuerzas del orden, según un cronograma oficial.

Desde el ataque, las autoridades y los funcionarios estatales se han esforzado por presentar un cronograma preciso y detalles del evento y cómo respondió la policía, a veces brindando información contradictoria o retirando algunas declaraciones horas después. La policía estatal ha dicho que algunos relatos son preliminares y pueden cambiar a medida que se entreviste a más testigos.

Gran parte de la atención se centró en Arredondo en los últimos días después de que Steven McCraw, jefe del Departamento de Seguridad Pública de Texas, dijo que el jefe creía que el tiroteo activo se había convertido en una situación de rehenes y que tomó la “decisión equivocada” de no ordenar oficiales para irrumpir en el salón de clases mientras se hacían llamadas al 911 desde el exterior.

Gutiérrez dijo que no está claro si se compartió algún detalle de las llamadas al 911 con los agentes de la ley de varias agencias en la escena.

“La policía de Uvalde fue la que recibió las llamadas al 911 durante 45 minutos mientras los oficiales estaban sentados en un pasillo, mientras que 19 oficiales estaban sentados en un pasillo durante 45 minutos”, dijo Gutiérrez. “No sabemos si se estaba comunicando a esas personas o no”.

Pero, señaló el senador, la Comisión de Comunicaciones de Emergencia del Estado le dijo que el jefe de policía del distrito escolar no sabía. Los funcionarios de la comisión no