El Paso

Destruyó Sagrado Corazón porque era ‘muy blanco’

Acusado de vandalismo posee un largo historial criminal

Cortesía

Roberto Carrillo Arteaga / El Diario de El Paso

viernes, 18 septiembre 2020 | 06:00

La persona detenida por destrozar una estatua de Jesucristo en el interior de la Catedral de San Patricio en El Paso tiene una larga historia delictiva, y documentos legales relativos a su arresto sostienen que el sospechoso dijo que la piel de dicha estatua era incorrecta.

“Jesús era judío, entonces su piel debe ser de un color más oscuro”, suscribe el affidavit del arresto de Isaiah Cantrell, quien tiene 5 cargos previos de posesión de mariguana, 2 cargos por manejar intoxicado, por intrusión criminal, resistir a un registro durante un arresto e incluso por asaltar a un oficial de paz.

En los hechos, Cantrell ingresó a la Catedral de San Patricio, ubicada en el 1118 de la calle Norte Mesa, alrededor de las 10 de la mañana del 15 de septiembre.

Una vez en el interior destrozó una estatua religiosa de gran tamaño, misma que se encontraba en un altar elevado, sin vía de acceso al público en general.

Una mujer que se encontraba en el interior de la iglesia fue testigo de los hechos, y alertó a otro miembro de la congregación de lo sucedido, quienes comunicaron el incidente a personal de mantenimiento del recinto católico.

Dos trabajadores de la iglesia salieron en búsqueda del vándalo, después de que se les proporcionó información sobre su vestimenta.

Momentos después ubicaron a Cantrell desplazándose por la calle Norte Mesa, y quien hizo caso omiso a los llamados de detenerse tras cometer el crimen, y continuó su huida caminando en medio de la vialidad.

Una patrulla de la Oficina del Sheriff del Condado de El Paso se presentó en el lugar y tras percatarse de la situación detuvo a Cantrell.

En las primeras etapas de la investigación el sospechoso fue puesto bajo arresto por posesión de mariguana, y dijo que había ido a la iglesia en “señal de arrepentimiento”.

En el transcurso de la investigación fue que el detenido sostuvo que el color de la piel de la estatua de Jesús era de un color que no le correspondía, pero no aceptó que él hubiera derribado la estatua, sino que se había caído por sí misma.

Sin embargo, cuando los investigadores recabaron evidencia en el lugar de los hechos, encontraron una huella del calzado del sospechoso, además de que el circuito cerrado de cámaras captó en video a Cantrell escalando el altar y derribando la imagen.

Trascendió que el valor de la imagen destruida fue estimado en 25 mil dólares, y que la Catedral de San Patricio sí levantará cargos.