El Paso

Rinden tributo a asesinado en el Segundo Barrio

Familiares y amigos de Jesús López crean memorial con veladoras, rosas y un oso de peluche

Jaime Torres/El Diario de El Paso / Familiares y amigos de Jesús López lanzaron globos al cielo
Jaime Torres/El Diario de El Paso / Lo recuerdan como un hombre que entregó su vida al prójimo

Jaime Torres/El Diario de El Paso

lunes, 06 junio 2022 | 06:00

Invadidos por el dolor de haber perdido a un ser querido familiares y amigos de Jesús López, residente del Segundo Barrio asesinado a balazos por su propio sobrino el pasado 30 de mayo, celebraron el sábado al mediodía su vida al pie del monumento levantado en su honor, ubicado en el cruce de Hills y Séptima, lugar donde fue abatido.

Portando camisetas con la imagen del fallecido y entristecidos por la pérdida, sus parientes elevaron plegarias y oraciones al tiempo que escuchaban algunos pasajes que marcaron su vida por parte de sus hermanos y el pastor Eduardo Sánchez, de la iglesia cristiana Dios Todopoderoso.

En su mensaje y con la Biblia en su mano el líder religioso dio consuelo y fortaleza a los dolientes y los exhortó a seguir practicando la Palabra bajo los fundamentos bíblicos para llevar grandes beneficios a aquellos que la aman y la ponen por obra.

“… líbramos del mal. Y por qué pasan estas cosas?” preguntó el pastor y se contestó: “Por la ausencia de Dios, de Jesucristo en el corazón del hombre”, dijo al parafrasear lo sucedido con el hermano Jesús.

Expresó que cuando el hombre no tiene a Jesucristo en su corazón no ve si es familia, no ve si es su hermano, no ve si es su madre. No ve nada porque es la ausencia de Dios en la vida del hombre y que hace que la maldad llegue allí.

“Me duele mucho mi corazón al saber que él ya no está aquí pero Diosito ya lo tiene en el cielo con mi madre y mi padre y me lo van a cuidar”, dijo sollozando María de Jesús, hermana mayor de los nueve hermanos de la familia, y quien iba a su lado el día de la tragedia.

“Ese día Diosito no me quiso llevar a mi todavía… me dejó aquí pero a él si se lo llevó. Lo amo con todo mi corazón…”, expresó mientras tomaba la mano de una de sus cuatro hermanas y recordaba con amor y cariño al ‘baby’ de la familia, como le decían todos en casa. 

“Mis padres le tienen su mansión, le tienen sus coronas y me lo están cuidando para el día que yo me vaya y me reúna con él para ir a todos lados como lo hicimos aquí en la tierra, que íbamos a todos lados”, manifestó la entrañable hermana.

Con palabras entrecortadas y ojos llorosos recordó ese fatídico día de domingo en que su sobrino Angel Hinojos los esperaba en la esquina Hills y Séptima para atacarlos. 

“Íbamos caminando por la calle y de repente lo vimos parado en la esquina y al acercarnos repentinamente sacó una pistola y nos disparó en varias ocasiones. Mi hermano recibió varios balazos en la cara y en el pecho, yo sólo recibí un ‘rozón’ en la frente”.

Hermanos, sobrinos, tíos y amigos de la familia conmovidos por la tragedia y algunos tomados de las manos escucharon atentos las palabras de María de Jesús, sobreviviente del atentado. 

Al mismo tiempo el pastor Sánchez hizo remembranza de cuando conoció a la familia López, en la década de los setenta, y cómo ‘batos locos’ empezaron a predicar la Palabra, así como el día en que bautizó al finado Jesús, en 2016. 

“Este hombre caminaba con la Biblia en la mano, pero llegó un día, no una religión, llegó Jesucristo con su corazón y nos empezó a transformar. Porque como dije, un muchacho con la ausencia de Dios en su vida lo hace cometer estos crímenes, pero gracias al Señor que aquí estamos para librarlos del mal”.

Nora Gallegos, una de sus fieles amigas, tras lamentar su muerte suplicó frenar el uso de armas de fuego en todo el país. “Yo les pido a los jóvenes a vivir en armonía y en paz, que eviten las malas influencias porque al final la familia sufre”, dijo al recordar a su amigo como un hombre dedicado al servicio del Señor.

“Para nosotros no está muerto, él va a vivir en nuestros corazones, aquí en el barrio lo querían mucho y vea toda esta gente que está aquí para despedirlo… era un amigo, un hermano, un consejero que siempre estaba dispuesto a servir a su prójimo”.

Señaló que Jesús era un buen hombre  que no merecía terminar así. “Espero que se haga justicia, no somos nadie para juzgar, pero que se haga lo que se tiene que hacer… estamos aquí porque lo vamos a despedir porque él merecía lo mejor”, enfatizó Nora, quien convivió los últimos 15 años con él. 

Ella, al igual que el resto de la familia y al conteo de tres, soltó uno de las decenas de globos morados, verdes, azules, grises y blancos que fueron lanzados al cielo en señal de duelo y tributo a su vida.

Al final los dolientes se acercaron al memorial, ubicado justo al frente del restaurant Jalisco Café, para rezar frente a la cruz de madera fabricada por Oscar, sobrino del fallecido, y en la cual sobresalía la fotografía del finado al centro y al tope un turbante con el logotipo de los Thunderbirds. Veladoras, rosas  y un osito de peluche fueron depositados por los familiares.