El Paso

Toma protesta como ciudadano veterano deportado

Tras 6 años de lucha, Ocón pudo regresar a EU junto a su madre e hija

Cortesía / Iván al salir de juramentar

Hérika Martínez Prado/El Diario de Juárez

viernes, 08 julio 2022 | 06:00

Con las medallas que ganó como ‘honores’ mientras estuvo en el Ejercito de Estados Unidos, colgadas a la altura del pecho, ayer el veterano de guerra Iván Ocón tomó protesta como ciudadano estadounidense, después de haber permanecido seis años deportado en México. 

El juarense quien cruzó la frontera a los siete años, en compañía de su madre, fue recibido la mañana del martes en el puente internacional Córdova-De las Américas, por donde regresó al país por el que estuvo dispuesto a dar la vida. 

Después de una audiencia con el juez, la tarde del miércoles tuvo que esperar cuatro horas para recibir una llamada telefónica, la cual cambió su vida cuando le dijeron: “go”. Esa fue la respuesta del juez a la petición de ciudadanía estadounidense que esperó Iván desde los 19 años de edad, cuando era residente. 

A los 19 años, el juarense decidió entrar al Army, pese a los consejos de su mamá de que no lo hiciera, recordó quien vio dentro de las fuerzas armadas estadounidenses la oportunidad de tener una vida mejor y de defender al país en el que había crecido.

En 2003 llegaron las órdenes de ir a la guerra y fue enviado a cuidar la frontera de Irak con Jordania durante la Segunda Guerra del Golfo u Operación Libertad Iraquí (Operation Iraqi Freedom), en donde aseguró que lo más difícil fueron las practicas y las largas jornadas, ya que por meses sólo podía dormir entre dos y tres horas al día, mientras cumplía con su deber de cuidar la frontera. 

Pero en 2016, un año y medio después de salir del Army, fue detenido y sentenciado a diez años de prisión, cuando supo de un delito y no lo denunció, por lo que después de cumplir su condena por complicidad apeló casi diez meses, por el tiempo que había servido a su país, para que no lo deportaran, pero finalmente le dijeron: “buena suerte en México”, y lo repatriaron.

En abril de 2017, el juarense abrió la Casa de Apoyo a Veteranos Deportados Juárez (también conocida como “El Búnker Juárez”), junto con José Francisco López Moreno, de 76 años, quien fue reclutado a los 21 años en el ejército de Estados Unidos, en 1968 fue enviado a la guerra de Vietnam por un año y en 2003 fue deportado a México.

Actualmente suman 26 los veteranos agrupados en esta frontera, quienes son apoyados por Iván en la lucha de sus tramites para obtener los derechos que les fueron negados al ser devueltos a México.

Aunque desde hace dos años él comenzó a luchar por su regreso a Estados Unidos, en donde viven su mamá y su hija adolescente, aseguró que las promesas del presidente Joe Bien, de permitir el regreso de los veteranos deportados, le facilitaron el proceso.

“Me siento muy feliz”, aseguró quien ayer fue acompañado por su mamá, otros veteranos y sus abogados, en su toma de protesta, a donde acudió con una bandera de Estados Unidos y un prendedor de los veteranos deportados. 

Con Iván suman dos los ex militares que han logrado regresar al vecino país a través de Ciudad Juárez, en donde cinco más se encuentran en trámite, tras las promesas de la administración de Biden.