Escaparate

Cómo protegerse cuando se tiene que cuidar a un niño que está enfermo de Covid-19

Deben aislar al enfermo, ventilar la casa de manera natural y usar abanicos

The Washington Post

martes, 14 julio 2020 | 21:59

Estados Unidos— La tos seca de mi hijo de 10 años duró un fin de semana. No mostró ningún otro síntoma y su pecho apenas y se movía cuando volteaba la cabeza. Era principios de marzo y los reportes de una pandemia parecían distantes, en el estado de Washington y en el extranjero.

Estábamos convencidos de que nos encontrábamos a salvo en la Costa Este.

Cuando mi hijo de 7 años tuvo una tos seca similar, fue más poderosa y persistente y estuvo acompañada de poca fiebre y fatiga. Una semana después, tuve la misma tos y mis síntomas rápidamente se convirtieron en neumonía. Un examen de Rayos X del pecho y otras pruebas confirmaron que tenía Covid-19.

Logré recuperarme, pero ahora que muchos estados han empezado a reabrir y las familias están a punto de volver a la normalidad, me preocupa que la salud y la seguridad sean algo opcional.

También me inquietan los desafíos que enfrentan los padres de familia que tienen que cuidar a niños enfermos mientras tratan de mantenerse saludables ellos mismos.

Angela Rasmussen, viróloga de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia, dice que a pesar de los primeros reportes de que los niños no estaban siendo infectados por el nuevo coronavirus, los pequeños están en riesgo de contraerlo y de difundirlo, y aunque la mayoría de los niños pueden recuperarse sin problemas, los padres no deberían asumir que todos los niños estarán bien si son expuestos.

A medida que los niños vuelvan a tener contacto social, es importante enseñarlos a protegerse mientras están fuera de casa, para reducir el riesgo de que le contagien la enfermedad a sus padres.

Para anticiparse a la posible enfermedad, los padres deben adquirir cosas esenciales, como medicamentos contra la fiebre, un humidificador, cloro u otras cosas para la limpieza, jabón para manos, cubiertas faciales, comestibles extras, en caso de alguien se enferme.

Deben aislar al enfermo, ventilar la casa de manera natural y usar abanicos.