Delicias

Abren investigación sobre cebolla contaminada

.

Érika González Lozano/el Diario

viernes, 22 octubre 2021 | 11:08

Es muy difícil que un producto local pase la frontera de Estados Unidos con Salmonella, las inspecciones son muy estrictas, opinó Carlos Castilla Garza, jefe del Distrito 013 de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), ante la alerta del brote de infecciones en la cebolla mexicana que emitió la Administración de Alimentos y Medicamentos o la FDA por su siglas en inglés.

Ante la alarma sobre el brote de Salmonella Oranienburg y la magnitud de dichas declaraciones el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) realiza la investigación y los muestreos necesarios para contar con los elementos técnicos y científicos para confirmar o descartar la presencia del patógeno asociado al cultivo de cebolla en el Estado.

Castilla Garza, declaró que existen muchos escenarios posibles, pero la realidad es que para poder exportar un producto mexicano al país vecino tienen que cumplirse una serie de requisitos, sobre todo que son comestibles, dijo que es muy difícil que se puedan incumplir todos esas exigencias porque se hacen inspecciones antes de entrar a Estados Unidos.

Explicó que el agricultor firma un contrato para exportar, tiene que cumplir las indicaciones desde que siembra su cultivo, por ejemplo no se pueden usar agroquímicos porque están prohibidos y el productor tiene que darle el seguimiento siempre, incluso en muchos de los casos, ya se ha llegado a la agricultura orgánica, por el temor a que le cancelen la compra por no pasar la inspección en la frontera.

“Por lo anterior yo considero que es muy difícil que esto suceda, pero no sabemos porque ellos lo afirman, no me explicó por qué lo informaron así, sin ninguna investigación previa”, recalcó el jefe del Distrito 013 de Sader.

“Espero que todo esto no sean trucos estratégicos de comercialización, en el caso de que haya demasías en Estados Unidos y se quiera evitar el consumo del producto que enviamos de México, pero todos son suposiciones se requiere de un estudio completo”, señaló.

Después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) por sus siglas en inglés de los Estados Unidos de América, alertaron sobre un brote de infecciones en ese país por Salmonella Oranienburg.

La investigación de rastreo de la FDA está en curso, sin embargo, de acuerdo con datos preliminares, asocia el brote al consumo de cebollas frescas que comercializa la empresa Prosource Inc., de Hailey, Idaho, la cual, en tanto concluye la investigación, como medida precautoria y de manera voluntaria ha retirado del mercado estadounidense cebollas rojas, amarillas y blancas.

La empresa también conocida como Prosource Produce, LLC, se abastece de unidades de producción de Chihuahua, México, por lo cual, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural a través del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), inició una investigación en esa entidad.

Es importante destacar que los primeros datos de la investigación, señalan que las unidades de producción asociadas a Prosource Inc., no cuentan con la certificación de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) que otorga el Senasica, por tanto se deduce que no aplican en sus procesos productivos los Sistemas de Reducción de Riesgos de Contaminación (SRRC), que en México son de carácter voluntario.

Es relevante informar que actualmente el Senasica, cuenta con 24 unidades de producción de cebollas certificadas en Buenas Prácticas Agrícolas en todo el país, de las cuales, nueve se ubican en el estado de Chihuahua, pero ninguna de ellas está asociada al importador Prosource Inc.

No obstante, el Senasica realiza la investigación y los muestreos necesarios para contar con los elementos técnicos y científicos para confirmar o descartar la presencia del patógeno asociado al cultivo de cebolla en el Estado.

En este punto es importante destacar que el área de Secuenciación y Bioinformática del Centro Nacional de Referencia de Plaguicidas y Contaminantes del Senasica, reporta que hasta el momento, ninguna de sus investigaciones cotidianas ha arrojado resultados que confirmen la presencia de Salmonella Oranienburg en cebollas frescas mexicanas.