Delicias

Agoniza el oficio de relojero en Delicias

Pandemia les redujo el trabajo en un 50%

Claudia Baeza/el Diario

miércoles, 03 marzo 2021 | 09:05

Resiliencia y Gratitud dos palabras que van de la mano con significados diferentes, ¿Cuando escuchas resiliencia en qué piensas?, ¿Eres arquitecto de tu propio destino?

¿Eres agradecido?, ¿Despiertas cada mañana con un motivo por el cual agradecer?

¿Para ti qué es gratitud?

Preguntas realizadas en el primer taller impartido, dentro de las actividades que se llevarán a cabo en el marco de la Semana de la Familia, “El Poder de la Gratitud en la Familia”, taller impartido por la conferencista Patricia Martínez Ruiz, Ctres Empresarial, fue un tema con gran impacto entre los 104 participantes, quienes por medio de la plataforma Zoom se enlazaron para escuchar e interactuar con la ponente.

El objetivo del taller fue ver cómo la gratitud cobra vital importancia en tiempos de crisis, pues el solo hecho de recibir una llamada, una palabra de aliento o de apoyo lleva a expresar esta emoción, y así cualquier situación adversa se puede tornar en esperanzadora.

“En familia revisemos todo aquello por lo que hoy queremos estar agradecidos y preparémonos para este año”, Onéami.

Durante la ponencia, Patricia Martínez dijo que la resiliencia y la gratitud en la familia es indispensable; ya que cada vez son menos personas que practican estos sentimientos, se busca con este tipo de talleres concientizar a toda la ciudadanía del gran poder que tiene la gratitud.

Involucró a los asistentes por medio de historias, fabulas y cuentos, para hacerles llegar el mensaje esperado, añadió estas preguntas; ¿Eres una zanahoria, un huevo o un café?

¿Alguna vez te ha pasado que te has sentido desbordado por los acontecimientos que te ponía delante la vida misma? ¿Has pensado que era demasiado, pero al final has salido adelante? Hoy te traemos un cuento que habla de cómo afrontas la adversidad en tu vida diaria. ¿Lo haces pareciendo duro por fuera, pero luego eres blandito por dentro? ¿O por el contrario tienes la cualidad de resurgir de tus cenizas cada vez que sientes que la vida te da una bofetada?

Continúo narrando La historia de la zanahoria, el huevo y el café:

“Había una vez una hija de un viejo hortelano que se quejaba constantemente sobre su vida y sobre lo difícil que le resultaba salir adelante. Estaba cansada de luchar y no tenía ganas de nada; cuando un problema se solucionaba otro nuevo aparecía y eso le hacía resignarse y darse por vencida fácilmente.

El hortelano le pidió a su hija que se acercara a la cocina de su cabaña y que tomara asiento. Después, llenó tres recipientes con agua y los colocó sobre fuego. Cuando el agua comenzó a hervir colocó en un recipiente una zanahoria, en otro un huevo y en el último vertió unos granos de café.

Los dejó hervir sin decir palabra mientras su hija esperaba impacientemente sin comprender qué era lo que su padre hacía. A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un tazón. Sacó los huevos y los colocó en otro plato. Finalmente, coló el café.

Miró a su hija y le dijo: “¿Qué ves?”. “Zanahorias, huevos y café”, fue su respuesta. La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Le quitó la cáscara y observó el huevo duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su dulce aroma. Humildemente la hija preguntó: “¿Qué significa esto, papá?”

Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo. Pero habían reaccionado en forma muy diferente. La zanahoria llegó al agua fuerte, dura; pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer.

El huevo había llegado al agua frágil, su cáscara fina protegía su interior líquido; pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido. El café sin embargo era único; después de estar en agua hirviendo, había cambiado el agua.

“¿Cual eres tú?”, le preguntó a su hija. “Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿Cómo respondes? ¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero que cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza?

¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable? ¿Poseías un espíritu fluido, pero después de una muerte, una separación, o un despido, te has vuelto dura y rígida? Por fuera eres igual, pero, ¿cómo te has transformado por dentro?

¿O eres como el café? El café cambia el agua, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor. Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor tú reaccionas mejor y haces que las cosas a tu alrededor mejoren. Y tú, ¿Cuál de los tres eres?”

Ser un huevo o una zanahoria no te ayudan a tirar para adelante, pero si te has sentido identificado con alguno de ellos es tiempo de reflexionar. Cómo te has construido de esta manera y qué sentido tiene en tu vida ser huevo o zanahoria. Recuerda que las circunstancias son poderosas, pero tú lo eres mucho más.

Convivir con las dificultades y confiar en ti mismo no es tarea fácil, pero se aprende con práctica y con experiencia de vida, la vida solo se vive de 2 formas Puedes posicionarte siendo la víctima de tus circunstancias o el protagonista de tu vida. ¿Qué eliges?

Por último, invitaron a toda la ciudadanía a asistir a la sesión que se impartirá hoy, a las 11:30 de la mañana por medio de la plataforma Zoom, donde se abordará el tema de “Tiempo de Pandemia: Gestión Emocional en la Familia”, puede entrar con el ID: 5017577327, Código: ONEAMI.