Delicias

CONMOCIONA A LA REGIÓN FALLECIMIENTO DE SACERDOTE

El arzobispo Constancio Miranda Weckman ofició la misa para la despedida del padre Andrés Baeza

Érika González Lozano/El Diario

jueves, 25 noviembre 2021 | 08:49

El arzobispo Constancio Miranda Weckmann, encabezó la misa de exequias para despedir al padre Andrés Baeza Gómez en la Parroquia de Cristo Rey, donde está siendo velado desde ayer a las 12 del mediodía, además de sus familiares y amigos cercanos, cientos de fieles que le conocieron se dieron cita en el templo para darle el último adiós.

Ayer al medio día en el templo parroquial de Cristo Rey fue recibido el cuerpo del sacerdote Andrés Baeza Gómez, quien estaba a punto de cumplir 82 años de vida y 56 de vida sacerdotal, lo recibieron amigos, familiares, monseñor Juan Manuel Hernández Fierro y el padre Luis Fernando Riojas Durán de la iglesia de San Pablo de Meoqui.

“Solo escuchamos un golpe seco y cuando volteamos el auto ya estaba ahí”: testigos

El arzobispo Constancio Miranda Weckmann, encabezó la misa de exequias para despedir al padre Andrés Baeza Gómez en la Parroquia de Cristo Rey, donde está siendo velado desde ayer a las 12 del mediodía, además de sus familiares y amigos cercanos, cientos de fieles que le conocieron se dieron cita en el templo para darle el último adiós.

Ayer al medio día en el templo parroquial de Cristo Rey fue recibido el cuerpo del sacerdote Andrés Baeza Gómez, quien estaba a punto de cumplir 82 años de vida y 56 de vida sacerdotal, lo recibieron amigos, familiares, monseñor Juan Manuel Hernández Fierro y el padre Luis Fernando Riojas Durán de la iglesia de San Pablo de Meoqui.

El presbítero de la Parroquia, Carmen Javier Hernández, dijo que el padre Baeza tenía esa sonrisa siempre en sus labios, esa palabra asertiva para los seminaristas, ese don de gentes, “nunca lo vi enojado, a lo mejor preocupado, en los últimos años donde empiezan a pesar las enfermedades, pero nunca enojado ni hablando mal de nadie, siempre contento”.

“Nuestro pésame es para ustedes, sus hermanos, sobrinos, toda la familia, que estoy seguro siempre guardarán en su corazón hermosos momentos”, fueron parte de las palabras de cariño de quienes hoy siguen sus pasos en la vida sacerdotal.

“Nos damos cuenta cómo sucedieron las cosas, ese fatal accidente, cómo los actos humanos tienen esa interferencia en nuestra vida para bien, para mal, pero visto a los ojos de la fe, en la presencia del Señor, sabemos que una muerte repentina, es de pase directo al cielo, estamos seguros de que el señor Jesús le acompañó toda su vida”, durante estos mensajes, sollozos y abrazos entre la familia, que se encontraba principalmente del lado izquierdo del cuerpo presente del buen padre Baeza, como se escuchó le decían.

El arzobispo presidió la misa de exequias, “nos hemos reunido esta tarde en torno al altar para celebrar el misterio pascual de Jesucristo, que cumple en nuestro hermano sacerdote Andrés, cuyo cuerpo acompañamos con veneración y respeto”.

“Nuestra presencia aquí quiere ser expresión de gratitud al Señor, que el don de la vida sacerdotal de nuestro hermano sirva para que también nuestras vidas se unan a la de Cristo, sabiendo que Él es el camino, la verdad y la vida”, fue el mensaje para quienes asistieron a despedirse del amigo, el tío abuelo, hermano, pero para muchos el portavoz de fe y consuelo.

Momentos emotivos se vivieron durante esta misa celebrada a las 3:30 de la tarde, donde quienes llegaban a la Parroquia tenían que estacionarse lejos, ya que muchos acudieron a escuchar las palabras que el arzobispo y otros sacerdotes le dedicaron al padre Baeza, como le decían.

“Mira Señor con misericordia a tu siervo Andrés Sacerdote, que mientras presidía en tu nombre la asamblea de los fieles llevaba estas vestiduras de fiesta y concédele que ahora revestido de la gloria de tu presencia te celebre con los santos eternamente”, se escuchaba mientras sus compañeros instalados al costado derecho del féretro donde yacía su cuerpo, colocaban sus vestimenta y el libro que para la Iglesia Católica es el más importante de todos los tiempos.

A las 7:30 de la mañana de hoy jueves se trasladará al templo de San Isidro Labrador en Las Varas, Saucillo, donde se realizará una misa de exequias a las 12 del día y al terminar será sepultado en el panteón del mismo Seccional.

“Nuestra presencia aquí quiere ser expresión de gratitud al Señor, que el don de la vida sacerdotal de nuestro hermano sirva para que también nuestras vidas se unan a la de Cristo, sabiendo que Él es el camino, la verdad y la vida”: Constancio Miranda Weckmann