Delicias

EL ABANDONO ESCOLAR Y LOS EMBARAZOS PREMATUROS

Editorial

Manuel Peña Salazar / Editorialista

jueves, 12 mayo 2022 | 19:58

Hace días me visitó una madre muy angustiada por la situación que atraviesa su hija. Me comunicó que le encontró en su bolsa una caja de pastillas abortivas y que estaba segura que su hija de 15 años posiblemente desde los 13 años ha tenido sexo, puesto que su cuerpo ya desarrollado así lo evidencia, según criterio de la madre de familia. Lo cierto es que parte de la evolución de la sociedad del conocimiento y el desarrollo del internet ha agudizado esta situación. Cito que, en el año de 1995, cuando era subdirector académico del CBTA No. 147 de Meoqui, se enfrentó una situación de embarazos prematuros de alumnos de primero y segundo semestre que provocaban estadísticas de abandono escolar significativamente. Esta tendencia de embarazos prematuros en alumnos de segundo de Secundaria a los primeros tres semestres de Bachillerato se reafirmó en mi etapa de director del CBTA No 2. de Delicias, lo cual obligó a diseñar y aplicar estrategias de contención. En este retorno a las clases presenciales, tanto a nivel Secundaria como a nivel Bachillerato, deben no desatender esta situación del sexo y embarazo prematuro. Para darle más contexto, en Enero de 2016, el Gobierno Federal presentó la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo Adolescente (Enapea), como respuesta al número de embarazos en mujeres de 15 a 19 años. El Consejo Nacional de Población (Conapo) ha sido designado como la instancia encargada de coordinar la implementación del Enapea, la cual está integrada por varias Secretarías de Estado, incluidas la de Educación Pública (SEP). Según datos oficiales, en 2016, 476 mil 900 niñas y adolescentes de entre 10 y 19 años de edad en el país se convirtieron en madres. El embarazo en edad temprana acarrea problemas de salud pública, pues ponen en riesgo la vida e integridad de las adolescentes y sus bebés. También se considera un problema social, por ser una limitante en el desarrollo de sus competencias y habilidades en la construcción del proyecto de vida de las y los jóvenes. Quedar en una situación de embarazo afecta a la madre adolescente como al joven progenitor en ámbitos de su vida tan importantes como el educativo, que es sin duda un elemento clave para el desarrollo en su vida. Por lo anterior, los gobiernos de todos los niveles, la sociedad civil, docentes y directivos de planteles educativos deben atender esta situación, que muy fuerte se está manifestando desde dos aristas, la prevención para disminuir este fenómeno en mujeres y hombres adolescentes, y la creación de mecanismos de apoyo para quienes ya se encuentran en esta situación, de manera que tengan el soporte necesario para alcanzar sus objetivos académicos, sin descuidar su nueva responsabilidad. Según datos del INEGI, de 2011 a 2013 nacieron 77 bebés por cada mil mujeres de entre 15 y 19 años; se denomina a este indicador tasa de fecundidad. El dato es significativo si se compara con otros grupos de edades, y sobresale que es casi la misma tasa que en mujeres de 30 a 35 años, cuando se esperaría que la tasa de fecundidad debería ser mucho menor en las adolescentes. La escolaridad es un factor que tiene incidencia en la fecundidad. En 2010, la tasa más alta de fecundidad en grupos de mujeres de 15 a 19 años fue de 121.2 nacimientos por cada mil; entre las que terminaron la Primaria, el indicador no disminuyó (120.2); sin embargo, a partir del egreso de la Secundaria, sí hay disminución de manera constante hasta reportar 13.2 en nivel profesional. En sí regresar a la actividad presencial escolar es poner en el tablero de mando variables como el abandono escolar por causas de los embarazos prematuros tanto en los niveles de Secundaria y Medio Superior. Esta situación del abandono escolar por embarazos se esta relacionando con el de consumo de drogas, por eso es urgente que las autoridades de Educación implementen un programa con objetivos y metas muy concretas para abatir este flagelo que está perjudicando a un sector de adolescentes estudiantes.

DOCTOR EN EDUCACIÓN POR LA FFYL. UACH. Y DIRECTOR DEL CENTRO DE DESARROLLO DE INVESTIGACIÓN EDUCATIVA, AC.