Delicias

EL ARTE DE GOBERNAR CONSEJOS DE DON QUIJOTE A SANCHO PANZA

 “…muéstrate piadoso y clemente porque aunque los atributos de Dios todos son iguales,…”  “…más resplandece y campea a nuestro ver el de la misericordia que el de la justicia”.

Miguel Herrera Golarte/El Diario

viernes, 10 septiembre 2021 | 11:14

En éstos días se renueva la esperanza, ¡o debiera renovarse!; en todo el Estado de Chihuahua toman posesión desde la señora Gobernadora hasta los integrantes de los 67 ayuntamientos municipales, por supuesto el Congreso del Estado.

Lo anterior debe ser motivo de reflexión por parte de nosotros los gobernados pero, también, de los gobernantes…

Éste escribidor tiene una larga relación, de casi 60 años, con Miguel de Cervantes Saavedra, el autor del “INGENIOSO HIDALGO DON QUIJOTE DE LA MANCHA”, seguramente algún día, en esos esfuerzos inútiles de introspección y análisis del desarrollo genético de un tundeteclas y lector irredente, la exprese en blanco y negro, con sus necesarios tonos de grises, subrayados, negritas y por supuesto munchos signos de admiración e interrogación, seguramente.

Esa relación inició en el extinto INSTITUTO REGIONAL DE CHIHUAHUA allá por 1962-1963 al asistir a una representación teatral de una escena del Quijote, era la primera vez que veía una escenificación, la recuerdo vívidamente, era  del  “CAPÍTULO XLVII

 Donde se prosigue cómo se portaba Sancho Panza en su gobierno”, de la Segunda Parte de ésta magna obra.

Descubrí que Sancho Panza, del que no conocía algún antecedente, era una especie de Salomón (¡por cierto tampoco sabía a mis 8 ó 9 años quién diablos había sido Salomón!) el texto que les comparto es antecedente del estilo de gobierno del NEO Gobernador Panza en la “mítica” ÍNSULA BARATARIA… 

Les comparto el texto, material para la reflexión:

“CONSEJOS DE DON QUIJOTE A SANCHO

“Haz gala, Sancho, de la humildad de tu linaje, y no te desprecies de decir que vienes de labradores; porque viendo que no te corres, ninguno se pondrá a correrte y préciate más de ser humilde virtuoso que pecador soberbio. . . Mira, Sancho, si tomas por mira la virtud, y te precias de hacer hechos virtuosos, no hay para qué tener envidia de los que nacieron príncipes y señores, porque la sangre se hereda y la virtud se aquista, y la virtud vale por sí sola lo que la sangre no vale. 

“Nunca te guíes por la ley del  encaje, que suele tener mucha cabida con los ignorantes que presumen de agudos.

“Hallen en ti más compasión las lágrimas del pobre; pero no más justicia que las informaciones del rico.

“Procura descubrir la verdad por entre las promesas y dádivas de rico, como por entre los sollozos e importunidades del pobre.

“Cuando pudiere y debiere tener lugar la equidad, no cargues todo el rigor de la ley al delincuente, que no es mejor la fama del juez riguroso que la del compasivo.

“Si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia.

“Cuanto te sucediera juzgar algún pleito de algún tu enemigo, aparta las mientes de tu injuria, y ponlas en la verdad del caso.

“No te ciegue la pasión propia en la causa ajena, que los yerros que en ella hicieres las más veces serán sin remedio y si le tuvieren, será a costa de tu crédito y aún de tu hacienda.

“Si alguna mujer hermosa viniere a pedirte justicia, quita los ojos de sus lágrimas y los oídos de sus gemidos, y considera despacio la sustancia de lo que pide, si no quieres que se anegue tu razón en su llanto y tu bondad en sus suspiros.

“Al que has de castigar con obras no trates mal con palabras, pues le basta al desdichado la pena del suplicio, sin la añadidura de las malas razones.

“Al culpado que cayere debajo de tu jurisdicción considérale hombre miserable, sujeto a las condiciones de la depravada naturaleza nuestra, y en todo cuando fuere de parte sin hacer agravio a la contraria, muéstrate piadoso y clemente porque aunque los atributos de Dios todos son iguales, más resplandece y campea a nuestro ver el de la misericordia que el de la justicia.

 “Si estos preceptos y estas reglas sigues, Sancho, serán luengos tu días, tu fama será eterna, tus premios colmados, tu felicidad indecible; casarás tus hijos como quisieres, títulos tendrán ellos y tus nietos, vivirás en paz y beneplácito de las gentes y en los últimos pasos de la vida te alcanzará el de la muerte, en vejez suave y madura, y cerrarán tus ojos las tiernas y delicadas manos de tus terceros netezuelos”

¡¡¡“La memoria es flaca y engañosa”!!!... no abrigo-tengo-almaceno-conservo… la menor duda que: ¡¡¡“La memoria es flaca y engañosa”!!!... 

Hasta pronto… diría Sabines: “NO LO SÉ DE CIERTO… LO SUPONGO…” 

Las negrillas y subrayados son responsabilidad del escribidor.