Delicias

Galletas saladas con salsa y naranjas con chile

Marcaron una época en las escuelas Primarias

Jesús C. Aguirre Maldonado/el Diario

lunes, 27 septiembre 2021 | 09:51

Las galletas saladas con salsa Búfalo y naranjas partidas a la mitad con chile, fueron ventas antecesoras a la comida chatarra y que marcaron época en las escuelas Primarias de Delicias y la región, donde se vendían a la entrada o a la hora del recreo.

Son varias personas, que entre los años 70 y principios de los 80 disfrutaron de este “entremés” que ayudaba a quitar el hambre y tuvo mucho auge entre los estudiantes, principalmente de Primaria, en aquella época en que todo era muy sano, no había ningún tipo de pandemia y no se les encargaba a los alumnos uniforme, e incluso algunos iban sin zapatos.

Pero las galletas saladas no solo con salsa Búfalo se combinaban, ya que también se les untaba mayonesa o mantequilla, aunque estas últimas eran más comunes ya estando en casa, cuando se llegaba de la escuela con un hambre de león (los del turno vespertino) y si era por estos otoñales o invernales días, calle boca, resultaban un manjar a la pobre panza de los estudiantes de esos años que ya rebasan los 60 años de edad.

¿A quién no les tocó comer galletas saladas con mayonesa y con salsa búfalo a la hora de recreo en la escuela y las naranjas partidas a la mitad con chile en polvo y sal?.

Las respuestas son que prácticamente a todos, en una época en que ni en sueño había celulares, ni otros distractores tecnológicos de hoy en día.

Quienes vendían tanto las galletas saladas como las naranjas se ponían a las entradas de las escuelas en sus carritos o en el caso de los naranjeros con un bote y su cuchillo para partirlas y el chile en un frasco de Nescafé agujerado a manera de salero con un clavo.

Son tiempos y épocas ya idas y que se perdieron, pero permanecen intactos en las mentes del colectivo popular de aquellos años.

Otros comentan que las saladas solían comerlas con chiles curtidos y les resultaban igual de sabrosas.

Pero ¡qué recuerdos!, dijeron otros, quienes se atrevieron a decir:

“Hasta hacíamos pas