Delicias

HILO DIARIO

-Nora desconoce su debilidad -IMSS pendiente de alza en Covid

Staff/Diario

jueves, 15 octubre 2020 | 13:00

CONFORME SE ACERCA LA FECHA clave del 24 de octubre, suben de intensidad las versiones de que la Guardia Nacional -estacionada y en vigilia desde la derivadora Las Pilas- prepara una incursión para recuperar el control de La Boquilla.

Tras haber rebasado los límites en la presa Francisco I. Madero, mejor conocida como Las Vírgenes, que quedó al 18 por ciento de su capacidad, parece que la Comisión Nacional del Agua no ve otra alternativa que sacar el vital líquido de la presa ubicada en San Francisco de Conchos.

Se habla en los círculos de los Distritos de Riego de que no habrá vuelta de hoja a la pretensión de extraerle 200 millones de metros cúbicos, para rodarlos hasta El Granero y de ahí al Río Bravo. Para ello, la Conagua deberá contar con el control de la presa más grande de la entidad, tomada por los productores desde el pasado 8 de septiembre.

De darse este escenario sin negociación alguna -al menos nada público- la Guardia Nacional debería entrar de forma violenta a La Boquilla y enfrentarse con los agricultores que exigen no extraer la poca agua que queda y que no garantiza siquiera el siguiente ciclo agrícola.

Para colmo, también se habló de que la extracción pudiera continuar hasta después de la fecha límite del pago del Tratado Binacional, es decir, después del 24 de febrero, para lo cual es necesario que la Conagua retome el control del embalse.

Por eso es previsible que la tensión aumentará en estos días y se elevará el nivel de riesgo de un nuevo episodio violento en esta región.

LA DIRIGENTE MUNICIPAL DE MORENA, Nora Agüeros, ya se siente la candidata a la Presidencia Municipal de Delicias, pues presume en cuanta reunión puede su cercanía con el superdelegado federal Juan Carlos Loera y con la subsecretaria de Bienestar, Ariadna Montiel, muy recordada en estas tierras porque fue delegada del partido en las elecciones de 2018.

Es evidente que la dirigente tiene una buena relación con Loera De la Rosa, pues es ella quien le opera en la región la estructura que busca proyectarlo como candidato a la gubernatura en 2021.

Sin embargo, Agüeros, parece desconocer que lejos de tener una fortaleza en la cercanía con Loera, más bien tiene su mayor debilidad. Y es que el funcionario federal se ha convertido -con o sin razón- en el enemigo favorito de los delicienses, camarguenses, rosalenses, saucillenses y demás, por el prolongado conflicto del agua.

Los sectores y la ciudadanía en general juzgan negativamente el trabajo de la Federación en la región, lo que opera al final contra todo proyecto de Morena.

Si a eso se le suma que la otra fortaleza de Agüeros es Ariadna, cuyo paso por la región dejó molestos a cientos de morenistas por la imposición de candidaturas, sin duda la dirigente tiene un camino cuesta arriba en la búsqueda de la añorada candidatura.

SÓLO DETRÁS DE LA DINÁMICA ALCISTA de Juárez y Chihuahua, en cuanto al impacto del Covid, va la ciudad de Delicias, donde el Instituto Mexicano del Seguro Social y la Secretaría de Salud, mantienen las alertas por aumentos en la cantidad de hospitalizados por coronavirus.

La psicosis que se ha generado por una supuesta saturación de los servicios médicos ha sido aclarada por las instancias de salud, pero el riesgo de brotes y aumento de contagios y decesos está más latente que nunca. Tanto así que los médicos hablan de que ahora sí estamos en el peor momento de la pandemia.

Los espacios disponibles para atender a enfermos -han quedado en claro con las precisiones que han hecho el IMSS y la SS- aún son suficientes, pero el alza también es notable y no se descarta que siga, sobre todo ahora que el Covid se empalma con la temporada de influenza.

Por ello debe quedar en claro que la emergencia no ha terminado y las medidas sanitarias no deben relajarse. Aunque el semáforo esté en amarillo en la región, hay que pensar y actuar como si estuviera en rojo, en la medida de lo posible, por el bien de todos.

*