Delicias

HILO DIARIO

OPINIÓN

Staff/El Diario

lunes, 02 noviembre 2020 | 11:33

Carlos Loera, quien se lanzará con todo a conseguir la candidatura a la gubernatura por Morena, comenzó el nerviosismo en la subdelegación regional, pues sin duda habrá una sacudida cuando arribe a Chihuahua la nueva titular de la representación federal en la entidad.

A nivel regional sigue sin haber click entre el personal que despacha en la Delegación de Bienestar y quienes manejan el rumbo del partido.

Eso hace necesarios los cambios que se avecinan no sólo en Delicias, sino en todas las representaciones federales que se cambiarán, pues varios son los que se van a sumar al proyecto del juarense Loera de la Rosa y otros tantos los que habrán de salir de forma natural.

Los morenistas de la región dicen que el cambio debe orientarse a buscar una necesaria coordinación entre el partido y el gobierno, sin que eso se confunda con la estatización de Morena. Pero no deben seguir las fricciones entre quienes desde fuera de la administración todos los días atacan a los funcionarios federales, siendo del mismo partido, y los que desde fuera de las dirigencias morenistas siempre reprueban el actuar de sus dirigentes.

El tema es asunto de interés público, no sólo partidista, porque si hay acuerdos el trabajo gubernamental federal puede tener mejores resultados que los reportados hasta la fecha.

JUSTAMENTE LOS INTEGRANTES DEL FRENTE CONTRA

el presidente Andrés Manuel López Obrador, que se conoce como “Frenaa”, se instalaron en protesta desde el sábado en las oficinas de la Comisión Nacional del Agua.

Según los promotores de la protesta, que tuvieron actividad también en la capital y en otros puntos del estado, no hay comparación entre el número de apoyadores del movimiento anti-lopezobradorista que había hace un año y el que tienen hasta la fecha.

Hace unos meses eran apenas decenas los que se sumaban con presencia, donativos o mensajes de apoyo en las redes sociales. Ahora se cuentan por miles, aseguran los manifestantes que han logrado también llegar hasta el Zócalo de la Ciudad de México en un reclamo con el que ilusoriamente buscan la renuncia presidencial.

El tema es digno de llamar la atención, porque si va creciendo la animadversión a la figura del presidente de forma tan acelerada, cuando apenas está por cumplir dos años de gestión, no hay que ser adivinos para suponer que tendrá una crisis mayor en el siguiente tercio y al final de su sexenio.

SI POR LAS VÍSPERAS SE SACAN LOS DÍAS, LA COMISIÓN

Nacional del Agua que encabeza la enemiga número uno de la región centro-sur de Chihuahua, Blanca Jiménez Cisneros, habrá de insistir en el trasvase de presas y en un manejo irregular del vital líquido del que se dispone en la entidad para el riego de cultivos.

A estas alturas no hay garantía de que habrá agua para el ciclo agrícola siguiente, en parte por la falta de captación y en parte por la cerrazón de la autoridad, que se ha negado a establecer un diálogo transparente con los productores locales.

Así el panorama, no podemos esperar más que otro año de sequía y cerrazón gubernamental, lo que agravará las condiciones económicas que ha traído la crisis de salud y la crisis del agua, que ya ha dejado consecuencias fatales para los chihuahuenses.