Delicias

HILO DIARIO

EL PAPELÓN DE LOS REGIDORES EN LA TOMA DE PROTESTA, UNA NO FUE Y EL OTRO SE SALIÓ, FOCOS ROJOS EN CAMPAÑA DE AIMEÉ SÁNCHEZ DÍAZ

Staff/El Diario

domingo, 21 febrero 2021 | 12:19

MAL, MUY MAL se vieron los actuales regidores del PRI en el evento de  Toma de Protesta de los candidatos a la Alcaldía, Diputación y Sindicatura, una que no asistió, y el otro porque se salió.

Cuentan los que estuvieron en el evento que Sandra Quintana, quien fuera presidenta del PRI y es la actual regidora en el Ayuntamiento 2018-2021, brilló por su ausencia; mientras que el otro, Ramón Rayos, se levantó justo en el momento en que Iván Esparza hacía uso de la palabra.

El llamado a la unidad y al trabajo partidista que hizo la candidata a la gubernatura, Chela Ortiz, pareciera que se la pasaron por el arco del triunfo, precisamente en momentos en que dicho partido requiere de la participación de la militancia.

Como diría aquel famoso político: “Haiga sido como haiga sido”, si tenían compromiso, o se les quemaban los frijoles, pero en la lógica partidista y política, si el partido te permitió llegar a donde estás, mínimo sería el taparle el ojo al macho y asistir, ¿no cree?.

Seguramente el dirigente municipal, Jaime Verdugo, tomará cartas en el asunto, porque son tiempos de sumar y no de restar.

Y menos dar papelones por parte de los dos únicos priistas que están en este momento en la jugada política local, como regidores.

Así las cosas.

LOS FOCOS ROJOS EN LA CAMPAÑA DE LA RECIÉN UNGIDA candidata a la alcaldía por Movimiento Ciudadano en Rosales, la hasta el mes de enero priista de hueso colorado, Élida Aimeé Sánchez Díaz, se encendieron luego que uno de los activistas más conocidos de ese partido decidiera dar un paso de costado para sólo enfocarse al proyecto de Alfredo "el caballo" Lozoya.

Se trata de Carlos Alvarado quien publicó en su Facebook, sin mencionar nombre, cuidando bien los modales, que tanto él como el equipo con que se viene trabajando no comulgan con las ideas de la persona que encabeza la candidatura, obviamente refiriéndose a Aimeé.

Palabras más, palabras menos, así lo escribió: “en una decisión tomada como equipo, hemos optado por congruencia a nuestros ideales y principios, sobre todo a nuestro amor por Rosales y a nuestra unidad como equipo, no participar activamente en este movimiento”.

El texto culmina anunciando que el voto de su equipo será para Lozoya pero ya en el municipio cada quien lo hará por quien lo considere.

No hay peor anuncio para un candidato que se le bajen del barco activistas antes de que empiece la campaña, porque son ellos precisamente con los que se hace el trabajo en tierra, y a la postre son los que movilizan la raza a la hora de votar.

El anuncio de Alvarado se dio apenas a mediados de la semana, lo cual habla del rompimiento que se dio bajo la mesa con Aimeé.

A ver cómo reacciona El Caballo, que le apuesta a esta zona para poder nivelar la desventaja que trae con los punteros, Maru Campos y Juan Carlos Loera, en ese orden.