Delicias

Hilo Diario

- La historia de discursos, promesas y mentiras de la Petroquímica Camargo - La construyó el PRI, la cerró el PAN, la quiso abrir el PRI, Morena anunció rehabilitación y Morena ordenó desmantelarla - Los partidos menos transparentes: Verde Ecologista, PRD y PT

El Diario de Delicias

domingo, 11 febrero 2024 | 11:45

  • La historia de discursos, promesas y mentiras de la Petroquímica Camargo
  • La construyó el PRI, la cerró el PAN, la quiso abrir el PRI, Morena anunció rehabilitación y Morena ordenó desmantelarla
  • Los partidos menos transparentes: Verde Ecologista, PRD y PT

VAYA HISTORIA de discursos, promesas, mentiras y más mentiras detrás de la planta petroquímica de Camargo, a quien ya le dieron el tiro de gracia  a mediados de la semana pasada, al autorizarse por parte de Pemex a una empresa privada el desmantelamiento de todos los ductos que permitían su operación.

La planta de fertilizantes estuvo en operación de 1967 en que se inauguró por el presidente Gustavo Díaz Ordaz, hasta el 2002, en que el panista Vicente Fox, tomó la determinación de ponerle fin dentro de una serie de medidas que permitirían la importación del producto, bajo la medida de abaratar los costos en el campo.

Ese año, incluso, Pemex le dio una primera desmantelada a la que se opusieron los sindicalizados, pidiendo incluso la intervención del gobernador en aquel entonces, el deliciense, Reyes Baeza, pero desde ese entonces, la suerte ya estaba echada.

Pasaron los años, y en el 2014, se anunció con bombo y platillo la reapertura contra todos los pronósticos, en un evento, recorrido, y demás, en la que estuvieron presentes el gobernador, César Duarte y el director de Pemex de ese entonces, Emilio Lozoya Austin, curiosamente ambos detenidos y procesados.

Se habló en ese momento, de acuerdo a las crónicas periodísticas, de una inversión inicial de 500 millones de pesos, sin embargo, nunca operó.

Luego, al ganar la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, de nuevo, el discurso optimista, que acaparó la prensa nacional, estatal y local: la rehabilitación y puesta en operación de la planta.

Y de nuevo, las fotos con los sindicalizados, señalando que se sometería a evaluación y echarla a andar, esto en el mes de junio del 2019.

Ahora, cinco años después, sin anuncio previo, sin notificación, que tampoco es necesario que se haga, Pemex hace una licitación nacional para el desmantelamiento de la planta, la cual la gana una empresa cuyos empleados empezaron a trabajar desde la semana pasada.

Así las cosas en una crónica de mentiras y anuncios espectaculares, donde se vieron involucrados todos los partidos.

Claro, unos lo originaron, otros le siguieron en la mentira, otros también echándole la culpa a los anteriores, y al final, estos acabando con la esperanza sin previo aviso.

Ni hablar, hay que reconocer que la planta estaba muerta desde el 2002, hace 20 años.

La pregunta que queda en el aire: ¿Entonces para qué inventar reaperturas y rehabilitaciones?, cierto, política partidista.

POR CIERTO, ya que estamos en los temas de la transparencia, ¿quién cree usted que es el partido que tiene las peores calificaciones de acuerdo al Ichitaip, al menos en lo que corresponde a las evaluaciones del año pasado?.

Bueno, de acuerdo al informe que usted puede consultar en la página web de este instituto, la mejor calificación la tiene el PRI con un 100 limpiecito, le sigue Acción Nacional con un promedio de 97 por ciento, abajo está Morena con un 80, sin tomar en cuenta que inició con calificación reprobatoria de 46.

Los reprobados, o los que están abajo del 5, pero muy por debajo, algo así como que les vale sorbete la rendición de cuentas pese a recibir dinero de la ciudadanía, son los siguientes:

El PT Y EL PRD, están empatados con un 12.4, sí leyó bien, un12.4, y al final de la tabla, con todos los honores del mundo mundial es el Verde Ecologista, con un vergonzoso 10.73.

Así las cosas en este mundo de la rendición de cuentas y la transparencia, en lo que a los partidos políticos se refiere.