Delicias

Impulsan consumo y aplicación de maíz natural

LOCAL

Martín Ortiz Mares/el Diario

miércoles, 30 septiembre 2020 | 10:20

Facultad de Agronomía fomenta la investigación

de este cultivo

Ayer se celebró el Día Nacional del Maíz, gramínea que es fuente de alimento de nuestro país desde tiempos prehispánicos, tradición que se conserva en la actualidad.

Es muy justo mencionar que investigadores de la Universidad Autónoma de México y de la Autónoma de Chapingo han trabajado sobre este tema.

En la Universidad Autónoma de Chihuahua a través de la Facultad de Ciencias Agrícolas y Forestales, se han seleccionado 6 de 18 diferentes tipos de maíz nativo, cuyas características de adaptabilidad y producción son prometedoras por su potencial en el mercado gourmet y alimentos artesanales de exportación.

Dada la connotación que tiene su estudio se divide en 5 ejes:

1. Social

2. Ambiental

3. Tecnológico

4. Económico

5. Legal

Cada uno de estos ejes justifica la defensa/lucha con las grandes empresas trasnacionales, que ya lo han contaminado con marcadores genéticos patentados, para obligar a los campesinos a pagar una renta por lo que es históricamente de la humanidad.

El comunicado de prensa enuncia lo siguiente:

“En el 2009 promovimos por primera vez el Día Nacional del Maíz, una iniciativa ciudadana inspirada en los festejos que muchas familias campesinas mexicanas, realizan en sus milpas cada 29 de septiembre para cosechar los primeros elotes. Este mismo día se festeja a San Miguel Arcángel, que lucha contra el mal y protege la milpa.

El Día Nacional del Maíz surge desde un movimiento social: la Campaña Nacional Sin Maíz No hay País, con la intención de unir a toda la población mexicana, del campo y de la ciudad es para celebrar la diversidad de maíces nativos, la agrodiversidad y la diversidad biocultural en nuestra nación.

La conmemoración de este día es impulsada por más de 300 comunidades campesinas e indígenas, por productores y productoras de maíz de pequeña y mediana escala, así como por organizaciones académicas, ambientalistas, de consumo, cooperativas y defensoras de derechos humanos.

Hoy, 29 de septiembre, celebramos al maíz y la milpa, pero también reconocemos que es urgente continuar trabajando para revalorar y defender la producción de semillas y alimentos por parte de las comunidades campesinas e indígenas y para lograr mejores condiciones de vida para todas y todos.

Es necesario frenar a los monopolios de empresas transnacionales que promueven el uso de agroquímicos tóxicos, como el glifosato, siembra de semillas transgénicas, afectando nuestra gran agrobiodiversidad, a nuestras variedades de maíz nativo, contaminando el agua, la tierra, matando insectos polinizadores y enfermando a quienes producen esos alimentos dañinos para su salud y de quienes los consumen.

Este día recordamos nuestra lucha celebrando a los maíces: el cacahuazintle, el palomero, el colorado, el olotón, el pepitilla, la más de 60 especies de maíces nativos que existen en nuestro país y las miles de variedades que toman parte de nuestras culturas, raíces, cocinas y de nuestra cosmogonía, de nuestra diversidad biocultural y tradiciones”.