Delicias

Indigente encuentra caja con puros cubanos y los comparte con amigo

Indigente encuentra caja con puros cubanos y los comparte con amigo

Jesús C. Aguirre Maldonado/El Diario

lunes, 04 octubre 2021 | 21:01

Pablo Martínez, se encuentra feliz porque sus amigos indigentes que viven en una construcción abandonada que se ubica a unos cuantos pasos del edificio Lerdo de Tejada le regalaron unos habanos cubanos, que se encontraron nuevos e intactos en la basura en su estuche y con sus etiquetas originales e intactos y él desde que vivía en Ciudad Juárez, hace ya 20 años, no se fumaba unos, según comentó.

Comentó el entrevistado que para él es un lujo de fumarse un puro, ya que a diferencia de los cigarros este es más fuerte y ya tiene más de una hora fumándoselo y no se lo puede terminar.

A diferencia de los fumadores habituales de habanos cubanos, Don Pablo para disfrutar el puro que le regalaron de ninguna manera lo hace siguiendo determinadas reglas, ni mucho menos, coomoo lo es una de ellas utilizando accesorios especiales como humidores para conservar el producto, fósforos largos y encendedores especiales. 

Él lo tomó de la caja y como niño con juguete nuevo posó para la foto de este medio medio de comunicación con el estuche completo.

Los puros, llámense habanos o simplemente cigarros, encierran una historia que no siempre se ha contado con la prolijidad y el interés que merece, asegura Guillaume Tesson en su libro Puros, de Ediciones Larousse.

Eso parece no importarle a nuestro personaje, que disfruta como pocos el aroma del tabaco puro y natural de la isla y emulando al extinto líder cubano Fidel Castro, se lo lleva a su boca, sin envidiarle nada.

El tabaco con que se elaboran los puros crece en cantidades significativas en zonas tropicales de México, Cuba (como en este caso), República Dominicana, Honduras, Brasil, Nicaragua, Venezuela, Estados Unidos, las Canarias (España), Camerún e Indonesia.

Sin embargo, así como el tequila o la champaña, los habanos también cuentan con una Denominación de Origen Protegida (D.O.P.) que sólo incluye los puros mayores de tres gramos fabricados en la República de Cuba, bajo las normas de calidad establecidas por la industria tabacalera cubana, con variedades de tabaco tipo negro cubano, cultivado en regiones específicas del archipiélago, también protegidas como denominaciones de origen.

Asegura Pablo Martínez que tiene mejor sabor que el tabaco por eso se dio el lujo de fumárselo.