Delicias

Jesús López Muñoz, decano de los locutores

Una vida de esfuerzo y dedicación en la cabinas radiofónicas

Martín Ortiz Mares/el Diario

lunes, 14 septiembre 2020 | 12:31

Jesús López Muñoz o mejor Chuy López, como lo conoce el amplio auditorio que lo escucha al trasmitir las noticias vía radiofónica, desde niño ha sabido sobreponerse de difíciles pruebas que le ha puesto la vida, hasta llegar a ser un reconocido comunicador que por su disciplina y trabajo, también ha cumplido otras labores como dirigente sindical y regidor del Ayuntamiento.

Con la gran trayectoria de casi 50 años, este afamado personaje ya piensa en el retiro para darle oportunidad a las nuevas generaciones y así disfrutar a su familia, siendo otra de sus grandes satisfacciones personales, haber sacado adelante a sus hijos que ya son unos profesionistas.

Nacido en esta ciudad en 1941, por el gusto y la pasión que le despertaba la radio, inició en 1968 como operador de consola de la XEBN Radio Ambiente 124, en el programa “Record a gogo”, en el que duró sin que le pagaran un solo peso durante dos años, comentando que era muy rudimentaria la radio en ese tiempo, pues los anuncios se trasmitían con uno rollitos numerados y discos inmensos de 90 revoluciones, luego se le dio la oportunidad de hacer uso del micrófono dando la hora y dedicando canciones en el programa “Bajo el cielo de Chihuahua”, en el que estuvo durante 3 años, también sin recibir sueldo.

A la llegada del grupo Acir, que adquirió las estaciones XEJK y XEBZ “La Rancherita”, pidió la oportunidad de hacer prácticas como locutor, las instalaciones estaban en la carretera a Meoqui por El Salado y al no haber transporte se iba corriendo muy temprano, labor en la que se desempeñó de 7 a 9 de la mañana durante dos años, su compañero era Mario Castillo.

Al no recibir remuneración, él también laboraba en Deposito de Fierro cuyo propietario era Enrique Gutiérrez Ibarra, en el que ganaba el salario mínimo, y un día recibió la visita de Abraham Juarico (qepd), que lo invitó a ocupar una plaza, esto en el año de 1974 y siendo su primer día de trabajo el 15 de septiembre.

En 1977 el titular de noticias, Adolfo Chávez Bermúdez, se enfermó y fue invitado él para hacerse cargo del programa que duraba 15 minutos, siendo el primero en salir a la calle a realizar entrevistas con una grabadora grande, obteniendo muy buenos resultados porque conquistó al público, por lo que se quedó de titular del espacio, realizando también el trabajo de locutor hasta 1980, cuando el gerente Jaime Narváez, le pidió que exclusivamente cubriera los espacios noticiosos.

En 1978 tramitó la licencia de locutor, la cual era muy difícil de obtener y entre los mil 400 aspirantes, en la Ciudad de México fue uno de los 18 que la recibieron, recordando Jesús López que el alcalde municipal Carlos Manuel “chale” Carrasco Chacón, le patrocinó los gastos de viaje.

“Gracias al apoyo de grupo Acir tuve la oportunidad de recibir diplomados de periodismo, con importantes comunicadores a nivel nacional como Pepe Cárdenas; Guillermo Ochoa, quien lo invitó a trabajar con él como reportero en la Ciudad de México; Ricardo Rocha, Víctor Trujillo y Adela Micha, con quienes aprendí mucho”.

Otras facetas de la vida del comunicador es haber sido dirigente del Stirt durante 12 años, regidor del Ayuntamiento en el trienio 2001-2004 así como laborar durante 7 años en Averiguaciones Previas.

Durante la entrevista realizada en esta casa editora, Chuy López también recordó su difícil niñez al perder a su padre que falleció a los 42 años, su madre de 32 se hizo cargo de la familia, él tuvo una parálisis de las piernas de los 9 a los 11 años y no obstante estas adversidades se esforzó para estudiar la Secundaria y Preparatoria nocturna, siendo un ejemplo de que cuando se quiere salir adelante hay que luchar por conseguirlo.